El Monte Saint-Michel presentado por Eric Vannier

Todos los vídeos

Visión de Eric Vannier del futuro del Monte Saint-Michel

La pasión que cultiva Eric Vannier por el Monte Saint-Michel y su bahía se remonta a su infancia. De pequeño, ya le gustaba pasear por la bahía, bañarse frente al islote de Tombelaine y subir por las callejuelas estrechas de la roca. Para él, el Monte Saint Michel siempre ha sido un lugar maravilloso. A semejanza de la belleza de la cara noroeste del Monte-Saint-Michel, desbordante de vegetación y orientada hacia el mar y Tombelaine, Eric Vannier, deseaba modificar profundamente la apariencia de la cara sureste, afeada por el dique-carretera, los coches, los autobuses y los aparcamientos. Con sus ojos de niño, Eric Vannier veía todo un diseño mediambiental y cultural en el Monte St Michel.

No hay nada más triste que crecer olvidándose de los pensamientos de niño. Éric Vannier nunca ha dejado de lado su visión del Monte Saint Michel, basada en el restablecimiento de su belleza original. Muy al contrario, su sueño infantil fue creciendo hasta convertirse en una realidad.

Así, surgió el «Proyecto de restablecimiento del carácter marítimo del Monte Saint Michel», que impulsó desde la primera vez que fue elegido alcalde del Monte St Michel, en 1983.

En 2015, cuando terminen las obras iniciadas 10 años antes, la visión de Eric Vannier se hará realidad. El apego desde su infancia al Monte Saint Michel le ha permitido al alcalde del Monte Saint-Michel llevar a buen término este proyecto a pesar de sus dificultades. Mantener una visión y un objetivo con firmeza es el secreto para superar todos los obstáculos que jalonan el desarrollo de un gran proyecto.

El Monte Saint Michel volverá a ser una isla, como lo era antiguamente, rodeado por los arenales y mecido por las mareas. El sitio habrá recuperado toda su belleza natural, borrando las huellas del hombre.

En el silencio roto por los graznidos de las gaviotas, el soplido del viento y el rugido de la mareas, el visitante descubrirá el Monte Saint-Michel sublimado, tal como los peregrinos de la Edad Media lo podían ver.